Seguidores

miércoles, 30 de marzo de 2011

Japón: ¿Un Último y Desesperado Intento para Detener la Divulgación?

El lunes, 21 de marzo, el Tribunal Supremo dio a la Reserva Federal dos semanas para revelar a dónde se ha ido todo el dinero desde noviembre del 2008. Fue el desastre de Japón un ataque - para amenazar al mundo a la sumisión y esperando detener la auditoría?


PARTE UNO: RESUMEN

MI CONECCIÓN PERSONAL CON JAPÓN Y SENDAI

He quedado profundamente y permanentemente afectado por el terremoto de Japón, el tsunami y el desastre nuclear. 

No podemos mirar hacia atrás. Tenemos que seguir adelante, con la valentía y la vigilancia necesaria para buscar la verdad - y utilizarla.

En octubre del 2003, hice una gira de tres y media semanas en Japón para promover una impresión limitada de mi primer libro El Cambio de las Eras en japonés. 

Vi muchos lugares hermosos en un período muy corto de tiempo. Fue una de las mejores experiencias de mi vida.

Una de mis paradas fue en Sendai - un lugar increíblemente mágico y encantado. 

Visité el santuario selvático de Shinto allí, y yo podía sentir la presencia de estas épocas antiguas de la historia.

La gente había estado al parecer en contacto con 'Dioses' benevolentes que vinieron de Anemono Toribune, o "Barcos Voladores del Universo." 

Tranquilos, magníficos templos fueron construidos en los puntos exactos donde el contacto había ocurrido al parecer.

Nadie habla - pero me fue permitido tocar mi flauta nativa americana.
 
Profunda. Inquietante. Melodiosa. Honorable. Susurros de antiguas promesas olvidadas, pero nunca abandonadas. 

Aquellos que se reunieron alrededor de mí estaban conmovidos hasta las lágrimas.

Fue extremadamente difícil para mí ver las imágenes de Sendai y otras ciudades japonesas haber sido tan completamente destruidas.

Probablemente ya no hay nada de esos hermosos lugares a dónde una vez estuve le ofrecí mi canción a los antepasados de Japón.

Mi corazón está con las víctimas de esta terrible catástrofe.

Todas mis defensas se vinieron abajo. Tuve que dejarme llorar.


Traductor: Ale Manjarrez

Email: alemanjarrez123@hotmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada